Las manifestaciones de docentes en Michoacán se han extendido e intensificado, de modo que no solo se mantiene el bloqueo de las vías del tren, todos los días se vive la toma de casetas y el ‘boteo’ lo cual afecta al autotransporte de carga y pasaje, así como a particulares. 

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Michoacán reporta la toma diaria, principalmente, de las casetas Panindícuaro y Zinapécuaro, por parte de normalistas que exigen al gobierno estatal la entrega de 2,000 plazas para la educación primaria. 

Leer: AMLO informará cada mes sobre la toma de casetas y pérdidas

Se trata de la toma de casetas o ‘boteo’ por lapsos de entre 40 minutos y una hora, tiempo en que los normalistas piden dinero a los conductores de unidades de pasaje, carga y vehículos particulares, por igual. 

La tarde de este miércoles un grupo de 66 docentes fueron más allá al causar daños materiales y agredir a personal de la caseta de peaje de Panindícuaro de la autopista de Occidente. 

Poco más tarde, la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán ubicó al grupo de inconformes en el municipio de Quiroga, mientras viajaban en un autobús con reporte de robo; se les aseguraron cohetes, palos y dinero en efectivo.

Esta no es la primera vez que banderizan y provocan daños en las casetas, en octubre pasado, inconformes tomaron la plaza de cobro de Zinapécuaro y sustrajeron computadoras, para después huir en autobuses robados. 

Ayer mismo, normalistas de Tiripetío cerraron durante un lapso de 30 minutos ambos sentidos de la carretera Morelia-Lázaro Cárdenas, en el tramo: Morelia-Pátzcuaro, de acuerdo con la delegación de la SCT.

En tanto, el 17 de noviembre unas 200 personas tomaron dos unidades de carga para bloquear la carretera Morelia-Pátzcuaro e impedir la entrada y salida de vehículos de la capital de Michoacán, de acuerdo con medios locales. 

Si bien, mientras el transporte ferroviario se acerca a cumplir los 50 días colapsado por los bloqueos en Uruapan, así como en distintos puntos de Morelia y Patzcuaro, el robo de unidades pesadas por parte de los normalistas es otra práctica que aqueja al sector transporte en Michoacán. 

El pasado 14 de noviembre, la SSP de Michoacán recuperó cuatro autobuses robados ese mismo día por los disidentes, cuando circulaban con pasajeros por la carretera Morelia-Páztcuaro. 

Las unidades de carga también se han visto afectadas no solo por la toma de casetas — que en muchos casos deriva en el doble pago de peaje— y por los retrasos en la circulación por los cierres espontáneos de carreteras; los normalistas también han saqueado vehículos de carga. 

A finales de octubre, jóvenes saquearon en Morelia, Michoacán, tres camiones repartidores de Coca-Cola y trasladados las bebidas al interior de la Normal Federal de la capital. 

La toma de casetas y el ‘boteo’ son prácticas iniciadas hace más de un mes en Michoacán; sin embargo, los hechos de las últimas horas refieren que los normalistas y docentes han radicalizado sus exigencias.

En este contexto, Felipe de Javier, presidente de la Comisión de Transporte de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), expuso que la toma de casetas y el ‘boteo’ es la forma en que la gente sale a manifestarse en un contexto de crisis económica derivada de la pandemia. 

Añadió que estas actividades dejaron de tener un carácter meramente social para convertirse en una práctica lucrativa. “Lo cual es terrible para el sector autotransporte, porque en muchos casos se termina dando una doble pago de peaje”, dijo. 

Sin duda, 2020 ha sido uno de los años más complicados en la historia del transporte, a esto se suman las restricciones vehiculares; y lo que tampoco podemos controlar, llámese pandemia, inundaciones, deslaves, más la falta de Estado de Derecho y manifestaciones crecientes”. 

Felipe de Javier, presidente de la Comisión de Transporte de Concamin.

Peña Dueñas que al haber más pobreza, crecen los reclamos sociales y el Estado debe saber canalizarlos por el lado adecuado, porque de los contrario se irá paralizando la economía y ello repertute en un menor desarrollo.

Es un circulo vicioso del que tenemos que salir de la iniciativa privada y de los gobiernos estatales y federal, independientemente de ideologías y partidos, porque le estamos pegando muy fuerte a México”. 

Felipe de Javier, presidente de la Comisión de Transporte de Concamin.

En cuanto a la toma de casetas y ‘boteo’ como sucede en Michoacán, el integrante de Concamin confió en que prosperará el proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 533 de la Ley de Vías Generales de Comunicación, y se adivina un artículos 533 bis al miso. 

Esta iniciativa busca que quienes lucren con la toma de casetas e impidan o condicionen el tránsito de medios de transporte reciban una pena de seis meses a siete años de prisión, más una multa de 750,000 Unidades de Medida y Actualización (UMA) vigente.