La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) estimó que la venta de autos crecerá 11.2% este año; sin embargo, el avance y permanencia de la pandemia se mantienen como la principal amenaza para el desempeño del mercado interno. 

Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de la AMDA, expuso en conferencia de prensa mensual que, para 2021 se estima la venta de un millón 55 mil 919 unidades nuevas o 106,566 unidades más que en 2020. 

Se trata de un incremento de 11.2 por ciento, que no llega a la mitad del retroceso de 28% sufrido el año pasado, derivado del cierre de actividades en las distribuidoras y confinamiento de la población. 

Leer: México, en riesgo de importar ‘basura automotriz’ en eléctricos: AMIA

Explicó que un punto crítico o factor de riesgo para las ventas de la AMDA es la prevalencia de la fase roja del semáforo sanitario en la Ciudad de México, el Estado de México, Puebla y Guanajuato; así como el ingreso de más estados y ciudades a este nivel de riesgo. 

Añadió que, de continuar los elevados contagios, habrá ajustes en sus expectativas de ventas para 2021; mientras que para marzo prevén mejores números por la base comparativa, pues en el tercer mes de 2020 es cuando los efectos de la pandemia comenzaron a hacerse visibles en el mercado interno. 

El representante de la AMDA refirió que con el ingreso a semáforo de riesgo epidémico color rojo de la Ciudad de México y el Estado de México, el pasado 20 de diciembre, y días después de Puebla, Baja California y Durango, el potencial de la venta de autos nuevos perdió fuerza. 

Rosales Zárate confió en que se den las condiciones para que se cumplan las proyecciones para 2021, pues de enero a octubre pasado las empresas asociadas a la AMDA acumulaban 8,342 despidos o la pérdida de 6% de los empleos totales generados. 

En julio pasado, la AMDA diagnosticó que la recuperación de la comercialización de unidades nuevas en el país, a niveles precovid, llegará en cuatro o cinco años. 

En un escenario de lento crecimiento, Rosales Zárate confió en que habrá un diálogo abierto con Tatiana Clouthier, quien acaba de tomar posesión como titular de la Secretaría de Economía (SE).

En su turno, Fausto Cuevas Mesa, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), reiteró su pronóstico de un crecimiento al rededor de 12% para la producción y exportación de autos nuevos hechos en el país para este año. 

En 2020, la producción de vehículos ligeros en México cayó 20.23% anual y las exportaciones lo hicieron a un ritmo de 20.85 por ciento, se trató de los retrocesos más pronunciados desde la crisis económica de 2009. 

En noviembre pasado, la AMIA estimó que la recuperación de la industria armadora tardará entre dos y tres años. Menos tiempo que la venta de autos, debido a que está fuertemente relacionada con la demanda externa, en especial al mercado de Estados Unidos.

Más Optimista es el panorama la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albin adelantó que se espera que la producción alcance un valor de 96,971 millones de dólares este año, 24% superior al de 2020. 

De hecho, en conferencia conjunta con la AMDA y AMIA, Albin no descartó que en los próximos meses, con el desempeño de las armadoras y una mayor circulación de autos, aumente la demanda de autopartes, de forma que su producción llegue a la barrera de los 100,000 millones de dólares este 2021.