Durante 2020, a pesar de que se prevé un panorama similar al de este año en la venta y producción de vehículos ligeros, en el ecosistema automotriz, los proveedores de servicios de autotransporte para esta industria seguirán viviendo un mercado latente debido a la rentabilidad de este negocio.

Así lo señaló Alberto Torrijos, Socio Líder de Automotriz en Consultoría de Deloitte México, quien explicó estos third party logistics (3PL) –empresas que se dedican a la logística y transporte de autopartes y vehículo terminado– en el segmento de autotransporte ofrecen mejor cost effective que utilizar ferrocarril y avión.

A pesar de que este 2019, ya suman 10 meses con cifras a baja en la venta de vehículos ligeros y en la producción en los últimos siete, la consultora prevé que la industria no reportará bajas considerables, por lo que estos servicios no tendrán mayor afectación.

“La expectativa que hemos visto es que los servicios tienen mayor oportunidad porque las armadoras están buscando ser más eficientes en su core, que es la manufactura del vehículos”, puntualizó Torrijos en entrevista para TyT.

No obstante, recordó que las armadoras cada vez son más exigentes con los niveles de servicio, lo esto significa que sus entregas responden a los esquemas just in time o just in secuence, que requiere incluso niveles de entrega anticipada.

El experto comentó que los proveedores de los servicios de autotransporte para la industria automotriz deberán invertir en sus esquemas de entrega directa. “Hay muchos riesgos implícitos en el transporte: la falta de entrega a tiempo, los daños que puedan ocasionarse en el transporte, la inseguridad”, dijo.

Sugirió invertir en digitalización de la cadena de valor, así como tecnologías en seguridad y alineamiento a regulaciones ambientales que mejoren la calidad de sus servicios en entrega directa para prevenir la pérdida de contratos.

Alberto Torrijos agregó que en 2020 la eficiencia y planeación en la supply chain será clave. “Hay un vicio oculto, pierden de vista que son un medio sumamente importante en la cadena de valor del sector automotriz, tiene que ir más allá de lo que es un simple transporte: regulaciones, calidad, servicios de mayor valor, tecnología que permita dar mayor valor y certeza a lo que está llegando a un punto a y b”, explicó.

Finalmente, respecto al T-MEC, señaló que sigue existiendo cierto nivel de incertidumbre, pues armadoras y proveedores continuarán enviado producto de un lado a otro de las fronteras; aunque reconoció un riesgo de dejar de operar por costos.

“Pero hoy afortunadamente, la dinámica del mercado de exportación no se ha visto tan afectada y el segmento del 3PL juegan un papel preponderante. Hoy día no ha tenido un impacto mayor en ese sentido”, dijo.

De hecho, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), este año, la exportación de ligeros ha tenido números positivos en siete de los once meses reportados.

El dato

Manuel Nieblas, Líder de Productos Industriales y Manufactura de Deloitte México, explicó que el 2020 será un año que continuará siendo complicado sin incrementos importantes en temas de producción y venta de vehículos ligeros; sin embargo, se espera que sea la base una recuperación hacia el 2021.