Tras un año dominado por la pandemia del Covid-19, Scania reportó un alza de 55% en el número de pedidos durante el cuarto trimestre del año, respecto al tercero, fenómeno impulsado principalmente por la demanda de vehículos de transporte de larga distancia, distribución y construcción, pero también para los autobuses urbanos.

En su reporte global 2020, Scania señaló que hacia finales de año lograron una posición fuerte con una buena estructura de costos lista para apalancar la creciente demanda. 

“En 2020 luchamos arduamente para apoyar a nuestros clientes con servicios y repuestos para asegurar que pudieran mantener sus negocios en marcha.

“Nuestra prioridad también era administrar los impactos operativos y financieros en nuestro propio negocio, ya que enfrentamos fluctuaciones en la demanda e interrupciones en la cadena de suministro como resultado de Covid-19”, señaló Henrik Henriksson, presidente y director ejecutivo.

En el resumen del año, Scania reportó que las ventas netas disminuyeron 18 por ciento, a 125,125 millones de coronas suecas. Mientras que los ingresos operativos disminuyeron 49 por ciento, a 8.887 millones de coronas suecas. 

El flujo de efectivo ascendió a 9,180 millones de coronas suecas. Específicamente en el cuarto trimestre, las ventas netas disminuyeron 6 por ciento, a 36,282 millones de coronas suecas. Y los ingresos operativos aumentaron 1 por ciento, a 3.638 millones de coronas suecas.

“Rápidamente logramos frenar los costos y conservar el efectivo a medida que la pandemia comenzó a afectar la entrada de pedidos y la capacidad de entrega. La pandemia también aceleró la necesidad de reducir los costos estructurales en vista de las ambiciones a largo plazo de Scania. 

“Para poder seguir realizando inversiones a gran escala en nuevas tecnologías que apoyen la transformación hacia un transporte sostenible, hubo que tomar decisiones dolorosas pero necesarias, que resultaron en el cierre de las instalaciones de producción y reducciones de personal”, agregó el directivo.

Leer: Scania da un nuevo paso hacia la descarbonización

Hacia la segunda mitad de 2020, la demanda de camiones comenzó a repuntar con fuerza, mientras que se mantuvo débil para los autobuses foráneos. 

En el cuarto trimestre de 2020, las entregas de vehículos casi volvieron al nivel del año anterior. El flujo de efectivo en vehículos y servicios fue sólido gracias al principio de producción impulsado por la demanda de Scania en la producción y la gestión eficiente del inventario. 

“Nuestros esfuerzos de transformación de costos estructurales continuaron en el cuarto trimestre. En Servicios Financieros, la necesidad de los clientes de reprogramar sus pagos de contratos financieros volvió a niveles más normales en la segunda mitad de 2020 y para el cuarto trimestre, la gran mayoría de nuestros clientes habían regresado a sus planes de pago anteriores, agregó.