La pandemia del COVID-19 alcanzó al regreso a clases. Los fabricantes, distribuidores y comerciantes tienen frente a sí el reto logístico de abastecer la demanda de útiles escolares dónde y cuando 30 millones de estudiantes retomen las aulas. 

En años pasados, los padres de familia compran los útiles escolares para el regreso a clases en un periodo de tres a cuatro semanas, con “un pico muy fuerte” durante dos semanas, explicó Diego Céspedes Creixell, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Artículos Escolares y de Oficinas (ANFAEO). 

Leer: El comercio frena la velocidad del transporte de carga

Sin embargo, este 2020 – marcado por la presencia de la pandemia del SARS-COV-2 – los empresarios esperan que la demanda sea constante durante las semanas que dure el curso a distancia y experimente un pico cuando el llamado sea presencial. Fecha que dependerá del comportamiento de la enfermedad infecciosa COVID-19. 

Cuando se dé el regreso a clases de forma presencial habrá un pico de demanda y tendremos un reto logístico de estar metiendo el producto con prisa al mercado porque seguramente es lo que va a suceder”. 

Diego Céspedes, presidente de la ANFAEO. 

Los fabricantes de artículos escolares y de oficina prevén que en las próximas semanas experimenten ventas por 20,000 millones de pesos o el 80% de sus ventas totales anuales, pero distribuido entre el inicio del ciclo 2020-2021 – a distancia – y los días cercanos al llamado a las aulas por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En conferencia de prensa, Diego Céspedes Creixell explicó que, de marzo a julio pasado, el sector papelero dejó de percibir unos 5,000 millones de pesos por la suspensión de clases presenciales y el cierre obligado de establecimientos dedicados a la venta de útiles escolares, al no ser considerados actividades esenciales. 

Hacia delante, los industriales esperan una temporada con ventas iguales a 2019 en cuanto a volumen, pero por efectos de la crisis económica en los bolsillos de los hogares es problable que la demanda esté enfocada en artículos más económicos, añadió el Presidente de ANFAEO. 

Entre abril y mayo, meses en que se vivieron los mayores efectos de la pandemia en la actividad productiva del país, las ventas de artículos de papelería, libros, revistas y periódicos en el comercio al por mayor reportaron caídas históricas de 42% y 52.2% anuales, de acuerdo con la Encuesta Mensual sobre Empresas Comerciales (EMEC). 

En tanto, los ingresos para los comercios al por menor del mismo rubro descendieron 42.3% en abril y 56% en mayo, respecto a lo señalado por los empresarios un año atrás en la Encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante la conferencia de prensa, organizada por la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), su presidente José Manuel López Campos previó que las empresas relacionadas con la proveeduría de material y artículos para la educación tendrán ingresos por 42,000 millones de pesos, 25% menos respecto a 2019. 

Indicó que en el sector educativo son 200,000 establecimientos que participan en la cadena de proveeduría, a las que se suman más de 120,000 papelerías en todo el país, ubicadas en colonias y centros comerciales, que se verán impulsadas con el regreso a clases.

En total, López Campos explicó que durante 2019 la derrama por concepto de ventas de útiles, uniformes y calzado escolar, así como de equipos tecnológicos como computadoras y tabletas, fue de más de 82,000 millones de pesos.