Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia, sostuvo ante industriales que no es momento para abrir nuevos frentes de batalla en el país, y consideró que el Gobierno federal y empresarios tienen objetivos en común; sin embargo, no se están comunicando bien. 

Durante la inauguración de la Reunión Anual de Industriales (RAI), organizada por la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin),  Alfonso Romo Garza expuso que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una política energética clara dirigida a fortalecer a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). 

Leer: Alianza Federalista llama al diálogo; AMLO se niega

Así como, añadió, no adquirir más deuda, no subir los precios al consumidor y fortalecer la soberanía energética; mientras que los empresarios tienen muy claro cómo fortalecer esa política con inversiones completarías y necesarias. 

Los objetivos coinciden, pero algo sucede que no nos estamos comunicando bien, que no nos estamos escuchando bien (…) Esto no lo podemos permitir. Lo que está en juego es mucho, el bienestar de mucho y un gran futuro. Ante esto, no es aconsejable abrir más frentes de batalla, con el virus y la parálisis económica tenemos más que suficiente”. 

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia.

En su participación en la RAI que tiene por título “Construyendo una Industria del Futuro (4.0Mx): Retos inmediatos”, dijo que la Oficina de Presidencia ha trabajando junto con los industriales en un documento que muestra cómo juntos pueden tener la política energética fortalecida, un sector más competitivo, un país más atractivo y consumidores con precio de energía al alcance del bolsillo. 

Añadió que, “poner obstáculos a la inversión es traicionar el combate a la pobreza, y la historia nos lo reclamará sino lo hacemos correctamente”. 

Alfonso Romo reconoció que, los industriales aportan 87% de la inversión privada total en México, y enumeró una serie de solicitudes de los empresarios hacia el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con la finalidad de impulsar la economía. 

Primero, dijo, los industriales han expresado su apoyo a la lucha contra la corrupción; sin embargo, esta labor no debe contraponerse con la necesidad de dar la confianza para seguir invirtiendo. 

Los industriales, dijo Alfonso Romo, solicitan cambios con diálogo, no sorpresas. “Trazando caminos juntos para corregir abusos del pasado”, dijo. 

Piden mirar hacia adelante, “estamos listos para ser sus mejores aliados en la salud, en la recuperación económica y en la lucha contra la corrupción”, expuso como tercer punto.

La iniciativa privada ha expresado su apoyo para hacer un Gobierno más pequeño, libre de corrupción y más eficiente; sin embargo, el camino debe estar acompañado de la digitalización, de lo contrario habrá una parálisis. 

Por último, solicitaron continuar con los mensajes positivos para la creación de empleos, como el plan de infraestructura, “son bocanadas de oxigeno”, expresó el Jefe de la Oficina de Presidencia. 

Alfonso Romo expuso que la obligación del Gobierno es crear las condiciones necesarias que los empresarios e innovadores generen oportunidades con una política industrial pensada para el bienestar 

¿Cómo? Dándoles certeza jurídica y normativa, así como seguridad física. Teniendo una política fiscal que motive y traiga al a inversión, especialmente en estos momentos de incertidumbre”. 

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia.

En la inauguración de la RAI, realizada en su totalidad de manera virtual, estuvieron presentes Jean-Pierre Asvazadourian, embajador de Francia en México; Christophe Lecourtier, director de negocios en Francia; y Francisco Cervantes Díaz, presidente de Concamin. 

Ante ellos, Alfonso Romo expuso que uno de los retos de los industriales es adaptarse a los cambios tecnológicos e innovadores, acompañados de la contratación del talento adecuado. 

En el acto, en el que también participaron Pierre-André de Chalendar, director General de Saint-Gobain, y del empresario Fernando Chico Pardo, Cervantes Díaz manifestó que la pandemia ha traído retos y oportunidades en materia de gobernabilidad, educación, comercio internacional, en la industria del futuro y diplomacia económica.