Las restricciones a la movilidad y paro forzado de las actividades no esenciales para evitar la propagación de la COVID-19 en México hundieron la economía de los estados en el segundo trimestre, principalmente, los dedicados al turismo. 

Las economías de Baja California Sur y Quintana mostraron caídas históricas de 42.5% y 40.6 por ciento, respectivamente, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE). 

Leer: Coronavirus ‘frena’ dos motores de la economía, y del autotransporte

Entre abril y junio, cuando se vivió el momento de mayores restricciones a la movilidad, la economía de Baja California Sur cayó 42.5% a tasa anual y 37.9% en su comparación con el trimestre inmediato anterior. 

Entre enero y marzo, cuando aún no se sentían los efectos de la COVID-19 en México, la economía de este estado cayó 6.3% anual y 3.26% en su comparación con el último cuarto de 2019. 

En el caso de Quintana Roo, un importante destino turístico de viajeros internacionales, su caída a tasa anual fue de 40.6 por ciento, desde una contracción previa de 5.6 % mostrada en el primer trimestre del año. 

En su comparación trimestre-trimestre, entre abril y junio de este año, el retroceso fue de 38.17 por ciento, según cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

El paro forzado de buena parte de actividades productivas para evitar los contagios de COVID-19, también pegó a las economías manufactureras, como es el caso de Puebla, entidad que también recibe una importante cantidad de turistas. 

Así, de acuerdo con el ITAEE, fue el tercer estado más afectado por la pandemia durante el segundo trimestre del año, con una caída de 29.37% respecto a igual lapso de 2019. 

En su comparación trimestral, la economía de Puebla tuvo un retroceso 27.82 por ciento. Este descenso llegó luego de un crecimiento trimestral de 1.69% reportado entre enero y marzo de 2020, antes de que la COVID-19 dejara ver sus efectos. 

Otras entidades relevantes por su actividad industrial, que mostraron los mayores retrocesos en sus economías fueron Coahuila, en cuarto sitio, con contracción de 26.3% a tasa anual y de 20.4% respecto al primer trimestre de 2020. 

Morelos, Aguascalientes, Nayarit, Querétaro, Tlaxcala y Guanajuato son estados que se ubicaron en el top 10 de los más afectados por la pandemia. 

La economía de Morelos cayó 23.7% a tasa anual, desde un retroceso de 3.5% marcado en el primer cuarto de 2020 y de un crecimiento de 0.27% conseguido en el segundo trimestre de 2019. 

En su comparación trimestral, su economía cayó 21.4 por ciento entre abril y junio de este año, luego de un crecimiento de 2.4% anotado entre enero y marzo de este 2010. 

La economía del estado manufacturero de Aguascalientes se contrajo 23.3% a tasa anual y 20.27% respecto al trimestre previo, de acuerdo con los datos de Inegi correspondientes al segundo trimestre de 2020. 

La cifras desestacionalizadas muestran que la actividad económica de Nayarit retrocedió 23.1% a tasa anual y 22.3% en su comparación trimestral. 

Para Querétaro y Tlaxcala, las caídas anuales fueron de 23% y 22.8 por ciento, respectivamente; y de 20.45% y 15.9 por ciento, para cada estado, en su comparación con el trimestre inmediato anterior. 

Guanajuato, estado importante por su actividad manufacturera, así como por su vocación turística y actividades del campo fue la décima más afectada por la COVID-19. 

Su actividad económica cayó 22.6% en el segundo trimestre, respecto a igual lapso de 2019. En su variación trimestral la caída fue de 22 por ciento, según cifras desestacionalizadas del Inegi. 

Hacia adelante, la expectativa es que los estados manufactureros, especialmente los del Bajío y norte del país retomen con mayor rapidez la recuperación económica, mientras que los perdedores serán los turísticos, pues la pandemia aún no es controlada en el país, y en el mundo se vive una segunda ola de contagios por COVID-19.