Gabriel Casillas Olvera, economista en jefe para América Latina de Barclays, no descartó la posibilidad de que los precios de las materias primas se mantengan altos y los productores los transfieran al consumidor, conforme se avance en la reapertura de la economía.

El fenómeno inflacionario se aprecia fuerte, se aprecia todavía transitorio, es probable que los precios se queden altos, y eso haga que se vaya transfiriendo desde las materias primas hacia el consumidor, conforme la economía se reabra más”. 

Gabriel Casillas Olvera, economista en jefe para América Latina de Barclays.

Te puede interesar: Recuperación en el mercado de pesados será hasta 2024: AMDA

Durante su participación en el Foro Automotor 2021, organizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Casillas Olvera expuso que el traspaso de los precios al consumidor final dará un espacio a presiones inflacionarias importantes hacia adelante.

Precisó que hay metales industriales, granos y energéticos que sufrieron incrementos muy significativos, sin embargo, unos ya terminaron de subir y ese comportamiento habla de un fenómeno transitorio en la inflación, pese a que los precios se queden elevados.

El analista de Barclays estimó que para el caso de las economías avanzadas, las presiones inflacionarias se irán disipando en lo que resta de 2021; mientras que para los países de economías emergentes, la transitoriedad puede desaparecer hacia 2023, debido a que los componentes de alimentos y de energéticos tienen mayor peso en el índice de precios.

En el caso específico de la economía de México, confió en que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá más de 6.0% este año, pese a una desaceleración en el segundo semestre respecto a la primera mitad de 2021.

De acuerdo con Barclays, el PIB crecerá 0.8% en el tercer trimestre y 0.5% para el último cuarto; sin embargo, esos porcentajes serán suficientes para crecer más de 6.0% anual. “El crecimiento viene de la industrial, que viene impulsada por el sector manufacturero exportador”, dijo.

En el caso específico de la industria automotriz, pronosticó que tomará entre seis y ocho meses incrementar la presencia de semiconductores, para aumentar su producción, aunque reconoció que no es el único factor que frena su ritmo, pues  hay escasez de contenedores y los puertos se han saturado.

Descató que los servicios de salud se han visto beneficiados por la pandemia, al igual que el sector inmobiliario, mientras que en el otro extremo están los servicios de esparcimiento, hoteles y restaurantes.

«Es probable que en 2022 lleguemos a niveles del PIB de 2018; este año llegaremos al nivel de la prepandemia y el que viene a niveles del pico más reciente de 2018”, añadió el Economista en Jefe para América Latina de Barclays.

Te invitamos a escuchar nuestro nuevo podcast semanal Ruta TyT: