Se prevé que el periodo vacacional de Semana Santa y la Pascua lleven a 7 millones de turistas –principalmente nacionales– a visitar distintos destinos de México, si bien significa una reactivación para las empresas dedicadas al comercio y los servicios, el autotransporte turístico no ha mostrado un incremento significativo en la demanda. 

De acuerdo con datos de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), en el periodo vacacional de Semana Santa y Pascua de 2019, un total de 14 millones de paseantes disfrutaron de los atractivos del país, y después de paralizarse la actividad en 2020 por los efectos de la pandemia, se prevé una reactivación de 50% del turismo, entre el 9 de marzo al 11 de abril de 2021. 

Leer: Transporte turístico, listo para la nueva normalidad

Sin duda, es un respiro para las empresas dedicadas al comercio y a los servicios; sin embargo, el transporte turístico no ha mostrado la recuperación esperada. En entrevista para TyT, Federico Noguez Cornejo, secretario de la Alianza Nacional de Transportadoras Turísticas (ANTT), expuso que actualmente solo 5% de la flota que le conforma están en movimiento y la expectativa era que este periodo vacacional eleve la demanda a 30 por ciento. 

Se tenían muchas expectativas de que en Semana Santa la baja demanda del servicio pudiera acabar, lo que sí hemos visto es un alza en la cantidad de llamadas de personas que hablan para cotizar, pero no se está materializando nada”. 

Federico Noguez Cornejo, secretario de la ANTT.

El Secretario de la ANTT detalló que los paseantes muestran mayor preferencia por viajar en avión o vehículos propios. Los viajes que se han concretado y que sí han elevado la demanda del autotransporte turístico son los de destino de playa, como Puerto Vallarta, Cancún, Los Cabos y Acapulco, donde el movimiento de la flota sí se ubica en 30 por ciento.

Otro fenómeno que está viviendo el servicio de transporte turístico es la contratación de viajes locales. Se trata de turistas que viven en sitios de playa, pero buscan otros atractivos dentro de sus entidades para disfrutar en la temporada de Semana Santa.

A lo anterior se suma la adquisición de paquetes todo incluido dentro de los hoteles, esto deja fuera las rutas que pueden recorrerse en autobuses o camionetas. 

A Cancún está llegando gente en vuelos, con todo incluido, nosotros nos estamos quedando con la parte de traslados del hotel al aeropuerto, no nos están contratando para hacer recorridos y menos los circuitos”. 

Federico Noguez Cornejo, secretario de la ANTT.

Los destinos que no cuentan con playa viven una realidad aún más compleja, de acuerdo con Noguez Cornejo. Expuso que, en la Ciudad de México, Estado de México y la región del Bajío solo 5% de la flota perteneciente a la ANTT se encuentra activa, y no se prevé un incremento considerable en este periodo vacacional de Semana Santa y Pascua.

A la baja demanda se suman las restricciones existentes en los distintos estados, pues el autotransporte turístico opera entre el 30% y 40% de su capacidad por unidad, medida que de acuerdo con Noguez Cornejo debería ser evaluada, pues sus servicios son contratados por miembros de una sola familia o grupos de amigos, quienes tienen una convivencia cercana.

En este contexto, advirtió que, de no incrementarse la labor del Gobierno federal para promover el turismo dentro y fuera del país, la recuperación de los servicios turísticos será más lenta que el ritmo de la economía. 

De acuerdo con la ANTT, asociación que agrupa a más de 70 empresas y una flota de mil unidades, la crisis económica derivó ya en la desaparición del 30% de la flota de sus socios, por la venta de unidades para mantener los gastos fijos, y de continuar la situación, podrían desaparecer la mitad de las empresas de autotransporte turístico.