La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) presentó el proyecto de Norma Oficial Mexicana que marca las especificaciones técnicas y métodos de prueba de las defensas traseras para vehículos con peso bruto vehicular de diseño superior a 4,536 kg, la cual aplica a camiones unitarios y autobuses convencionales.

El documento presentado por la dependencia federal, busca sumar a la seguridad vial al detallar las características que deberán cumplir las defensas traseras de estas unidades en cuanto a dimensiones, colocación y resistencia, para evitar que, en caso de una colisión por alcance con un automóvil, éste no se deslice hacia abajo del vehículo pesado.

La norma indica que la defensa deberá ser diseñada, fabricada e instalada de tal forma que, al someterse a una fuerza de 50,000 N de las orillas o centro, la deformación resultante no sea mayor a 125 mm.

Al respecto, Salvador Saavedra, Presidente del Ramo 105 del Sector de la Industria Automotriz de la CANACINTRA, comentó que este tema nació hace 10 años dentro del Programa Nacional de Normalización 2010, como un complemento a la NOM-035-SCT, que en ese entonces ya se estaba concluyendo y la cual ya incluía la obligación de características de seguridad que debían tener las defensas de los semirremolques.

Sin embargo, recalcó, esta norma dejó fuera a camiones unitarios y autobuses convencionales, por lo que desde su trinchera como representante de fabricantes de remolques y semirremolques afiliados a CANACINTRA, se buscó impulsar la iniciativa que la SCT finalmente presentó hoy en el Diario Oficial de la Federación

“Es un accidente común el que un vehículo ligero se incruste por detrás de uno pesado y, si éste no tiene una defensa que lo detenga, los ocupantes del automóvil sufrían graves lesiones, incluso mortales”, explicó.

Saavedra destacó que si bien atiende un problema muy especifico de seguridad vial, prevendría daños y consecuencias muy graves en los involucrados en este tipo de accidentes.

Asimismo, dijo que, considerando los 60 días de consulta pública, los 45 días que tiene la SCT para responder a los comentarios que se generen en ese periodo y los tiempos de publicación y entrada en vigor que marca la ley, esta disposición se pondría en marcha a principios de 2021.

Al aplicar a vehículos nuevos, Saavedra comentó que se contará con el apoyo de la industria fabricante de pesados para que el proyecto de norma continúe su procedimiento sin contratiempos.

No obstante, reconoció que aún falta definir cómo se verificará el cumplimiento de la norma y trabajará con los afiliados a la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) para que agreguen estos lineamientos a los manuales de carroceros una vez que esté aprobado el proyecto.

Finalmente, recordó que la SCT aún tiene pendiente la revisión de la NOM-035, la 020, referente a autotanques, por mencionar algunas referentes a la industria fabricante de remolques y carrocerías.

Leer: SCT arrastra 6 normas pendientes para el autotransporte