A pesar de la inestabilidad del peso frente al dólar y de la contracción del mercado interno, Isuzu ha registrado un incremento cercano al 10% en sus ventas de enero a mayo de este 2015 en comparación con el año anterior, expresó Jun Narahashi, Presidente del Consejo y Director General de Isuzu Motors de México.

Explicó que una de las razones podría ser que desde 2013, muchas flotas fueron retrasando la adquisición de vehículos, decisión que no pudieron posponer más y ahora da como resultado un incremento en la cifra de vehículos vendidos.

Narahashi manifestó que estos resultados lo mantienen optimista de cara a su objetivo de comercializar 4,000 unidades al cierre de este 2015. Detalló que el financiamiento ha sido determinante para poder concretar la venta de más vehículos, ya que alrededor de un 40% de ellos ha sido financiado por medio de Isuzu Finance y de instituciones bancarias, entre las que destaca la presencia de Banorte.

En cuanto a la producción de su planta mexiquense, el entrevistado manifestó que 2015 representará el año con mayor número de unidades ensambladas en México: alrededor de 850, es decir, cerca de 250 más que en 2014.

Precisó que este complejo industrial ubicado en San Martín Obispo, Estado de México, es responsable del ensamble de los modelos ELF 600, FORWARD 800, FORWARD 1100 y el ELF 600-Bus. Mientras que los vehículos más pequeños, al igual que todas las piezas y componentes de las unidades, son traídos de Japón. Detalló que únicamente los espejos y baterías que utilizan son de origen nacional.