La parálisis en la economía provocada por el coronavirus COVID-19 causará caídas de al menos 28% anual en la producción de autopartes y de 35% en la venta de vehículos ligeros este 2020, estimaron líderes de organizaciones empresariales de la industria automotriz en México. 

En conferencia remota, Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), dijo que, “en el mejor de los pronósticos” la producción de este segmento significará 70 mil 878 millones de dólares al cierre de año; es decir, 28% menos respecto a todo 2019. 

Leer: Industria automotriz prevé arranque de actividades este miércoles

Explicó que, la producción de autopartes de enero y febrero reportó niveles similares a los de un año atrás; sin embargo, con los primeros paros de marzo llegaron las bajas, mientras que en abril, la producción total fue de cero. 

Añadió que para mayo se espera cierto dinamismo, en línea con nuevos pedidos para automotores del sector agrícola y la reactivación de la industria automotriz, a más tardar la siguiente semana. 

En mayo comenzaron a tener cierta recuperación en las autopartes destinadas al sistema agrícola, tractores y algunos tractocamiones y, esperando, que la reapertura automotriz se dé a más tardar la próxima semana”. 

Óscar Albín, presidente de la INA.

Albín presentó una gráfica de la producción mensual de autopartes en México, donde se estimó una recuperación en junio cercana a los 6,000 millones de dólares, aún inferior al nivel marcado en marzo. 

Leer: ¿De qué dependerá la caída en la economía de México?

A partir de agosto se prevén mejores niveles de producción, pero ninguno a ritmo similar de cada uno de los meses de 2019.

Sin embargo, sostuvo que hay tres factores que impulsarán la actividad de la industria instalada en México: El incremento de requerimiento de Contenido Regional de automotores y autopartes en la región de Norteamérica.

El segundo es un mayor regionalismos y nacionalismos – surgido posterior al COVID-19 –, que llevará a firmas estadounidense a voltear a ver hacia México. 

El otro factor a favor será la búsqueda de menores costos por parte de las ensambladoras en Estados Unidos, y entre las opciones estará su instalación en México, dijo. 

En su turno, Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), cambió las expectativas de ventas en el mercado interno de una baja de 25.5%, prevista con anterioridad, a 35% anual para 2020. 

Para el mes en curso, pronosticó la venta de entre 14,000 y 16,000 unidades en el país, una actividad impulsada solo por las ventas online, mientras no haya una reactivación de la economía antes del 30 de mayo. 

Esto quiere decir que para mayo se espera una baja de entre 84.4% y 86% anual, desde la venta de 102,402 vehículos ligeros correspondientes a mayo de 2019. 

En los primeros cuatro meses del año, las ventas de autos cayeron 23%; las exportaciones bajaron 28% y las exportaciones se contrajeron 29.5% anual, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).