Ante una economía desacelerada y mercados más reducidos, la estrategia comercial de una empresa se convierte en la principal herramienta para seguir participando de forma activa y rentable prácticamente en cualquier industria.

Y como reza la filosofía popular “renovarse o morir”, la clave del éxito o, de ser el caso, la supervivencia en medio de la pandemia estará en la capacidad de las empresas para reinventar su estrategia comercial, así lo considera Brian Nishizaki, director de Ventas de Aspel México.

Para lograr una exitosa reinvención de la estrategia comercial, el especialista explicó que es importante tener claro que, además de la pandemia, hay factores que podrían provocar un ecosistema estéril: falta de capital, de apoyos, elevados índices de inseguridad y la improvisación.

“Esto duplica la complejidad del negocio, toda vez que las empresas están más preocupadas por sobrevivir que por crecer y desarrollar una estrategia comercial que les permita conocer y aprovechar sus fortalezas a fin de generar riqueza y contar con una compañía rentable”, dijo.

En este sentido, Brian Nishizaki hizo especial énfasis en dos renglones cruciales para reinventar la estrategia comercial: la capacitación y el uso correcto de sistemas administrativos robustos.

La primera tiene que ver con fortalecer todas las áreas de la compañía, desde el gerente de recursos humanos, pasando por el personal técnico y naturalmente con los operadores. 

Mientras que la segunda se refiere al uso de las tecnologías para obtener, gestionar y aprovechar toda la información posible a fin de tomar más y mejores decisiones.

Leer: Estrategias para rebasar los obstáculos del crecimiento

“En México, solo el 40% de las empresas utiliza un sistema administrativo, sin embargo, la pandemia vino a cambiar las reglas del juego, de tal manera que hoy, cerca del 70% de las compañías usan internet en su modelo de negocio, a diferencia de hace cuatro años, cuando la cifra solo era del 40 por ciento”, agrega.

Es así como el experto considera que una de las principales tendencias comerciales estará enfocada en el uso y desarrollo de aplicaciones móviles, ya no solo como escaparate para exhibir la oferta de productos y servicios, sino para comunicar con los clientes, hacer negocios, facilitar las formas de pago e, incluso, para fomentar y fortalecer la lealtad de los usuarios.