Hace un año, durante el momento de mayor incertidumbre de la pandemia por COVID-19, el 36% del autotransporte de carga se detuvo, lo que sacudió la operación de las flotas y desafío a los empresarios a implementar estrategias para capitalizar oportunidades en la crisis.

Por ello, el Termómetro TyT de esta semana indagó entre los transportistas cuáles son las mejores estrategias para sobrellevar la disminución de la demanda de servicios en la pandemia, concentrando 332 votos a través de la cuenta de Twitter @revistatyt.

Así, el 36% de los participantes señaló que reestructurar costos fue la mejor estrategia llevada a cabo.

Sobre el tema, los expertos explicaron a TyT que uno delos primeros movimientos en la crisis es entender que el nuevo contexto exige ver hacia el interior de las empresas y ajustar todo aquello —costos y activos— que ya no corresponde a la demanda de sus clientes, en busca de no perder la viabilidad del negocio.

Se trata de analizar el modelo de negocio, las estrategias, las estructuras de costos e ingresos, así como cómo se mueve el mercado, la competencia y el consumidor.

Por otro lado, el 31% de los participantes en el Termómetro TyT optaron por la diversificación de negocio como mejor estrategia para sobrellevar la pandemia.

Y es que muy particularmente las flotas dedicadas a un segmento de servicios muy específico y que en algún momento la industria a la que atienden no fue considerada una actividad esencial, se vieron fuertemente afectadas; por lo que se cuestionaron el apostar o no por otros segmentos.

En tercer lugar en el Termómetro TyT, con el 22% de la votación, se colocaron ajustes a la plantilla laboral. Y es que la falta de flujo en las empresas obligó a adelgazar la operación, “cortar grasa” incluso entre el personal.  Como resultado, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), entre febrero de 2020 e igual mes de 2021, la pandemia había eliminado 270,923 puestos de trabajo en el servicio de transportes, comunicaciones, correo y almacenamiento.

En contraste, el 11% de los participantes consideró que la mejor estrategia para sobrellevar la disminución de la demanda fue la capacitación del personal.

Mientras avanzaba la pandemia y ya llegada la nueva normalidad, las flotas buscaron más que nunca reducir sus costos en diferentes rubros. En el ámbito operativo, preparar a su personal para trabajar de manera más eficiente fue una gran opción.

Particularmente entre los operadores, la conducción técnico-económica se presentó como una oportunidad de mejorar en este renglón sin necesidad de aplicar importantes inversiones. 

Leer: Cinco acciones fundamentales para las empresas en 2021