De entrada anunció que tomaran el control de sus concesionarias en algunos puntos de la República Mexicana, en otros más estudiarán la posibilidad de tener más presencia como en la Ciudad de México.

El objetivo es sencillo: crecer, y para ello anunció que mínimo este año finalizarán con 1,200 vehículos vendidos. “El fortalecimiento de la red es uno de los puntos más importantes, por ello, algunos puntos dependerán directamente de Volvo para después pasar a manos de inversionistas privados”.

Agregó que  están estudiando la posibilidad de ampliar la gama de productos, los cuales pueden ser importados de Europa. “Los modelos pueden ser cinco, y su llegada al mercado será antes de finalizar 2012. Hemos estados platicando con algunos de nuestros clientes más representativos de México y han mostrado entusiasmo por la llegada de estos modelos”.

El directivo anunció que para ser más competitivos contarán con oficinas comerciales en Santa Fe, en el mismo edificio donde se ubica su financiera de marca y esto se dará en julio próximo. Asimismo, informó que José Martínez, ocupará la dirección comercial de la compañías y David Godínez será el responsable del tren motriz de los vehículos.