Por tercer año consecutivo la planta de Volvo Buses invitó a los hijos de sus colaboradores y clintes a su ya tradicional Convivencia Infantil,  en la que los pequeños tuvieron las oportunidad de visitar las instalaciones, conocer el trabajo que desempeñan sus padres y ser testigos del armado de los autobuses de la marca sueca.

Rafael Kiesel, Director General de Volvo Buses México, explicó que el objetivo de llevar a cabo este tipo de actividades es reforzar la imagen de Volvo entre las futuras generaciones, quienes probablemente en unos años, se sumen a las filas de la marca sueca y se conviertan en personajes clave para el desarrollo del país.

El responsable de Volvo Buses México señaló que la planta mexiquense recibió a  400 niños durante este periodo de vacaciones de verano, en esta ocasión, los hijos de los colaboradores de Omnibus de México, tuvieron la oportunidad de sumarse a esta visita, por ello desde muy temprano, arribaron a las intalaciones de la factoría mexiquense a bordo de los autobuses Volvo 9700 que son operados por esta línea de transporte de pasajeros.

Agregó que a lo largo de tres años de llevar a cabo estas convivencias, se ha buscado reforzar el sentido de pertenencia de los colaboradores de la planta, el valor de la marca y la importancia de compartir con el futuro de México, el trabajo realizado por Volvo.

Los pequeños visitantes realizaron una vista guiada por la planta para conocer el proceso de fabricación de los autobuses,  fueron testigos de las pruebas a las que someten las unidades antes de ser entregadas a los clientes y realizaron una serie de dinámicas y juegos organizados por el personal de Recursos Humanos.