Coloquialmente se dice que los cambios son buenos y los que se plantean en la NOM-044 seguramente confirmará el dicho. De acuerdo con los resultados que se establecen en el documento Actualización de la NOM-044. Información para la toma de decisiones, publicado por el International Council on Clean Transportation (ICCT), uno de los beneficios colaterales más importantes de las modificaciones a esta Norma es que con ellas se mejora significativamente la eficiencia en el uso de combustible del motor. Y ahonda al respecto afirmando que si bien la eficiencia de los motores pesados mejoró desde la década de los 70, la aplicación de las normas EPA 2004 provocó una abrupta reducción en la eficiencia de estos motores. La adopción de los sistemas EGR solucionó la necesidad de reducir las emisiones de NOX sin disminuir las de partículas. Estos sistemas fueron una vía más económica para el control de emisiones que los SCR, pero tuvieron como consecuencia una pérdida en la eficiencia del motor. Por lo tanto, con la introducción de EPA 2004 se perdieron las mejoras en eficiencia que se habían logrado en los 15 años anteriores.

Fuente: Cummins Filtration.

Fuente: Cummins Filtration.

Sin embargo, con la publicación de los estándares EPA 2010 la eficiencia de combustible mejoró sustancialmente, con lo que se recuperó el camino andado y se vislumbran reducciones adicionales en el consumo de combustible de los motores pesados. Se preguntarán ¿por qué? Pues bien, la razón principal es que los motores que cumplen con el estándar EPA 2010 cuentan con sistemas SCR. La alta capacidad que tienen estos dispositivos para reducir óxidos de nitrógeno permite que los motores se ajusten para ser altamente eficientes, lo que incrementa sus emisiones de NOX y reduce las de partículas. Los sistemas SCR reducen hasta en 80% las emisiones de NOX del motor, y los filtros DPF reducen más del 95% las de por sí bajas emisiones de partículas, antes de salir por el escape. Si bien los filtros pueden ocasionar pérdidas en eficiencia, los fabricantes han podido eliminarlas, en gran parte porque las emisiones de PM del motor son de por sí bajas.

En Estados Unidos los fabricantes pronosticaron que al cumplir los estándares EPA 2010 la eficiencia de los motores mejoraría entre 2 y 4% con respecto a EPA 2004. Posteriormente, un estudio retrospectivo realizado por el fabricante Volvo mostró que el incremento histórico real en la eficiencia está más cerca del 6 por ciento. Además, las investigaciones de Cummins revelan reducciones en costos de operación entre 2007 y 2010 de 4 a 5%, considerando tanto la reducción del consumo de combustible como el incremento en el costo de cada unidad por la instalación de los filtros DPF. La norma de rendimiento de combustible de Estados Unidos requiere que la eficiencia en el uso de combustible sea de 5 a 9% superior en 2017 con respecto a 2010, dependiendo del tipo de vehículo (EPA y DOT 2011). Con esto, en total se lograría un incremento de entre 7 y 15% en la eficiencia de los motores EPA 2010 con respecto a los EPA 2004 que aún se comercializan en México.

Gran parte de estos beneficios pueden materializarse en nuestro país si se homologa totalmente la NOM-044 con los estándares EPA 2010 y Euro VI, incluidos los requisitos de OBD, y sobre todo si se implementa correctamente. No hay que perder de vista que los fabricantes de vehículos pesados producen un número limitado de modelos de motor y, a través de la homologación, se esperaría que México aprovechara los beneficios de los esfuerzos de investigación y desarrollo para reducir tanto las emisiones como el consumo de combustible de los vehículos.

Si bien es posible que unos fabricantes opten por cumplir con la norma estadounidense y otros con la europea, y que eso repercuta en cambios en las ventas de uno y otro tipo de motor, ambas tecnologías requieren la adopción de sistemas SCR (que permiten ajustar los motores para que sean más eficientes), por lo que se espera que la eficiencia en el consumo de combustible aumente y se reduzca el consumo de combustible, independientemente de la opción que elijan los fabricantes.