Los gobernadores de Tabasco, Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Chiapas reconocieron que el Tren Maya es un proyecto destinado a integrar al país para que no existan más desigualdades, pues representa la posibilidad de realizar una transformación nacional que incluya al sureste.

 “Significa reconocer que dejarán de existir esos dos Méxicos. Con el Tren Maya –un proyecto que implicará inversiones en infraestructura por más de 200 mil millones de pesos y tendrá impacto en más de 40 municipios de cinco entidades–  se integrará verdaderamente integrar al país, señaló Adán Augusto, gobernador de Tabasco.

Lo anterior, fue señalado por el mandatario estatal durante la firma del Convenio del Programa Regional de Ordenamiento Territorial, en el que participaron sus homólogos de Quintana Roo, Carlos Manuel Joaquín González; Yucatán, Mauricio Vila Dosal; Campeche, Carlos Miguel Aysa González, y Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas.

En tanto, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, explicó que la firma del convenio en materia de ordenamiento territorial permitirá acabar con la anarquía en el desarrollo de la Riviera Maya y definir planes de desarrollo urbano con reglas claras en toda la región. 

Exhortó a todas los involucrados en el Proyecto del Tren Maya a asumir el compromiso de trabajar de manera coordinada y actuar con honestidad para no seguir con el desorden y la corrupción en todo lo relacionado con el manejo del uso del suelo.

Participaron en la ceremonia el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, y los secretarios de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcón; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, y de Marina, José Rafael Ojeda Durán.

También estuvieron los secretarios de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores González; de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz Leal, y de Turismo, Miguel Torruco Marqués, además del representante de la ONU-Hábitat en México, Eduardo López Moreno, entre otros.

Leer: ¿Qué le faltará al Tren Maya para aprovechar su potencial?