El Sistema de Administración Tributaria (SAT) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la resolución de facilidades administrativas para 2020, en la que definió la periodicidad con la que aplicará el estímulo por el uso de autopistas

En noviembre, en la Ley de Ingresos 2020 se acotó el estímulo de uso de autopistas solo a los contribuyentes que no rebasen los 300 millones de pesos en ingresos en un mismo ejercicio

Anteriormente, el permisionario podía acreditar contra el ISR el 50% del pago de peaje. Con la modificación, se excluye de este beneficio a flotas medianas y grandes, y lo limita solamente a micro o pequeñas. 

Organismos que representan al autotransporte de carga cabildearon con las autoridades que se revirtiera la medida y quedara establecido en las facilidades administrativas. Sin embargo, el Gobierno federal estableció las reglas en cómo se va a utilizar de manera acotada: mensualmente para pagos provisionales y en declaración del ejercicio para personas físicas y morales así como los coordinados.

“Los contribuyentes que obtengan en el ejercicio fiscal ingresos totales anuales para los efectos del ISR menores a 300 millones de pesos podrán efectuar el acreditamiento del estímulo fiscal por los gastos que se realicen en el ejercicio por el uso de la infraestructura carretera de cuota contra el ISR propio, incluyendo el correspondiente a la deducción del 8 por ciento y contra los pagos provisionales del ejercicio”, se indica en el documento publicado por Hacienda y el SAT.

Cuando los ingresos totales anuales obtenidos excedan en cualquier momento en el año de tributación la cantidad de 300 millones de pesos, entonces, a partir del siguiente pago provisional, dejarán de aplicar el acreditamiento del estímulo fiscal. 

Para determinar el monto de 300 millones de pesos de ingresos totales anuales a los que se refiere esta regla, no se considerarán los ingresos provenientes de la enajenación de activos fijos, o activos fijos y terrenos que hubiesen estado afectos a la actividad. 

“Con la aclaración de esta facilidad, se les permite –de alguna manera– aplicarlos en pagos provisionales; es lo que se venía aplicando en 2019 y se repite para este ejercicio 2020”, indicó José Ángel Trillo, Socio Director de la consultora fiscal PKF México.

En entrevista para TyT, el especialista señaló que el impacto de esta medida en las compañías de autotransporte de carga dependerá en gran medida de su modelo de negocio.

Leer: Dos cambios fiscales que afectarán el flujo de efectivo de los transportistas

Para el fiscalista, este cambio –propuesto por el Ejecutivo y aprobado en el Congreso de la Unión– se sustenta en una visión en que la Administración federal y los legisladores consideran a las grandes empresas sobradas de estímulos fiscales

“Creemos que están transgrediendo principios constitucionales cuando debería haber equidad entre los contribuyentes, ya que el tamaño del empresario no tiene que ver en que le sobre o falte estímulo. Depende del modelo de utilidad o negocio que tengan. Y la medida afecta directamente en el flujo mensual de sus recursos”, destacó.

Para la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR), esta medida coarta la posibilidad de que las empresas transportistas sigan creciendo. 

PKF México advierte que el desembolso de una empresa de transporte en el pago de peajes representa desde un 4% hasta un 10% de sus ingresos. De esa cantidad, el 50% podía acreditarse contra ISR y ahora solo las Pymes podrán aplicarlo. 

Leer: Cambios fiscales al autotransporte son nuevos impuestos: CANACAR

Lo que queda idéntico

Para este ejercicio, los empresarios podrán beneficiarse de las mismas facilidades administrativas: 

Retención de ISR de 7.5% a operadores, macheteros y maniobristas. 

Deducción hasta el equivalente a un 8% de los ingresos propios de su actividad, sin documentación que reúna requisitos fiscales. Retención de ISR de 7.5% a operadores, macheteros y maniobristas. 

Deducción de la adquisición de combustible aún y cuando se lleve a cabo con medios distintos a cheque nominativo de la cuenta del contribuyente, tarjeta de crédito, de débito o de servicios o monederos electrónicos autorizados por el SAT, siempre que éstos no excedan del 15% del total de los pagos efectuados por consumo de combustible para realizar su actividad.