Ubicado entre los límites de Córdoba y Fortín en el estado de Veracruz, Grupo Pecuario San Antonio ha tenido que robustecer sus estrategias de seguridad para hacer frente al robo carretero, principalmente en la zona entre Puebla y Veracruz.

Especializada en la producción avícola, esta compañía cuenta con una flota que supera las 517 unidades, entre vehículos de larga distancia, última milla y autobuses para el traslado de su personal. En entrevista para TyT, Rubén Alvarado, Gerente de Transporte de Grupo Pecuario San Antonio, destacó entre sus iniciativas la conformación de un comité de prevención de robos en carretera, el cual, dijo, sesiona cada mes.

Explicó que parte de la labor de este grupo consiste en revisar la información estadística de los ilícitos: número de eventos, dónde sucedieron y por qué motivo. El objetivo es que con base en la experiencia de los atracos, se vayan eliminando factores de riesgo, se incorporen nuevas medidas de prevención y se establezcan protocolos de reacción cada vez más ágiles y eficientes.

Señaló que el modus operandi no es mismo en una ciudad que en otra, ni en todos los casos les roban lo mismo. Algunas veces, dijo, se llevan la carga, otras el vehículo con el remoque o solo el tractocamión. De igual forma, en ocasiones les roban pollo vivo y en otras procesado.

“Sabemos que nos van a robar, pero nuestro objetivo es ser cada vez menos vulnerables”, detalló. Para lograrlo, el personal de monitoreo sigue muy de cerca a cualquier camión que llega a salirse de ruta. Hace una primera llamada para entrar en contacto con el operador y saber si todo está en orden, en caso de no recibir respuesta se da aviso a Seguridad Patrimonial, área responsable de pasar el reporte a las autoridades.

Dependiendo de cada situación, se valora si se aplica o no el paro de motor. La prioridad número uno antes que cualquier otra cosa, precisó, es cuidar la vida del operador y evitar acciones que puedan ponerlo en riesgo.

En este sentido, compartió que los conductores reciben capacitación acerca de la adecuada actuación ante un asalto. El principal mensaje es que no agredan, no respondan, no los miren a los ojos al delincuente y cooperen con lo que les pida. Reiteró que su integridad es lo primordial, por lo que les piden no intentar ningún comportamiento heroico.

Comentó que, al mes, Grupo Pecuario San Antonio es víctima de alrededor de tres ilícitos. “En abril no nos han robado, pero no canto victoria, porque me ha pasado que el día 31 estoy pasando el reporte y en ese momento nos roban”, sostuvo.

Explicó que con respecto a los años anteriores, los robos no necesariamente han disminuido, pero las medidas implementadas han permitido que las cifras no se disparen, a pesar de que, en general, el robo al autotransporte si han incrementado en todo el sector de manera significativa.

Al cierre de marzo de 2017, sufrieron cuatro robos. En el mismo periodo de 2018, fueron ocho. En dicho lapso de 2019, sumaron nueve y, en el primer trimestre de este 2020, contabilizaron ocho. En términos generales, de 2017 al cierre de marzo de este 2020, la empresa ha padecido un total de 71 robos en carretera, manifestó Rubén Alvarado.

Desde el segundo semestre de 2109, la empresa ha frustrado siete robos, situación que, desde su perspectiva, manda el mensaje a los delincuentes de que Grupo Pecuario San Antonio, no es fácil de robar.  

Leer: Pilot, un caso de éxito contra la inseguridad