La digitalización de procesos dentro de una flota es la estrategia operativa más efectiva para maximizar la eficiencia de las empresas durante esta crisis, así lo indicó el Termómetro TyT de esta semana, el cual logró reunir un total de 561 votos a través de la cuenta de Twitter @revistatyt.

De acuerdo con este ejercicio, el 36.9% de los participantes, equivalentes a 207 personas, opinan que la tecnología ha sido un aliado fundamental para lograr la eficiencia.

Desde el inicio de la pandemia, muchas flotas se vieron obligadas a enviar a su personal administrativo a operar desde casa. El home office, desconocido hasta entonces para la mayoría de las empresas de autotransporte, fue demostrando poco a poco su eficiencia, incluso, algunas compañías consideran que esta modalidad llegó para quedarse, pues además brinda una alternativa de ahorro.

Asimismo, las empresas se han preocupado por desarrollar, a través de sus departamentos de sistemas, sus propias plataformas tecnológicas para que sus colaboradores realicen actividades desde casa como: monitoreo de unidades, gestión de tráfico, altas de servicios, cartera de clientes, registro de ingresos y egresos, por mencionar algunos.

Igualmente han apostado por dotar a sus operadores de dispositivos digitales, de tal manera de la documentación de carga o descarga de mercancía sea en este formato, evitando así el contacto con otras personas.

Particularmente las compañías dedicadas a la paquetería y mensajería, optan por estos formatos, pues sus operadores están expuestos a la interacción con los consumidores finales.

Todas estás herramientas, más allá de evitar la propagación del COVID-19, han demostrado ser seguras y más rápidas, por lo que seguirán siendo parte de la operación de las empresas en la nueva normalidad.

Por otro lado, el 26.7% de los participantes en el Termómetro TyT, unos 150 votantes, consideraron que la mejor estrategia para maximizar la eficiencia es la capacitación. Una vez más este rubro sobresale como una herramienta fundamental para las empresas.

En un momento en el que las flotas requieren reducir costos, profesionalizar a los operadores sobre temas como la conducción técnico-económica puede representarle a la empresa ahorros hasta del 35% en consumo de combustible.

Pero no solo limitarse a los conductores, algunas empresas aprovecharon la eventual disminución de demanda de servicios para crear programas de capacitación en el resto de las áreas de la compañía, con el objetivo de buscar áreas de oportunidad y, con ello, mejorar procesos para estar mejor preparados para la nueva normalidad.

En tercer lugar en el Termómetro TyT, se ubicó el mantenimiento preventivo como mejor estrategia para maximizar la eficiencia, aspecto que concentró el 21.2% de los votos, es decir, 120 opiniones a favor.

Si bien muchas flotas ya contaban con rigurosos procesos de mantenimiento, durante la pandemia, aprovecharon la baja en la demanda de servicios para poner sus vehículos detenidos al 100 por ciento, listos para la reactivación económica.

Cabe recordar que, de acuerdo con los expertos, el mantenimiento preventivo debe ser un programa planeado con una serie ordenada de procedimientos de servicio e inspección. Un programa bien aplicado hace realidad el retorno de inversión del vehículo.

Finalmente, el Termómetro TyT indica que solo el 15.2% de los participantes, uno 84 votos, considera al uso de telemetría es la mejor estrategia operativa para mejorar la eficiencia de una flota.

Cabe recordar que estas herramientas brindan información valiosa del rendimiento de un vehículo, no solo para conformar una base de datos sino para analizar información y mejorar la operación.

Algunos aspectos que puede evaluar una flota con la telemetría es el consumo de combustible, la eficiencia del operador, control de mercancías, seguimiento de activos y gestión de mantenimientos.

Leer: Eficiencia, la nueva normalidad en la Central de Abasto